¿Cómo entrenar la felicidad?. Vamos a descubrirlo. ¿Sabías que la felicidad es una actitud? y ¿qué es posible pasar de un estado de infelicidad a un estado de bienestar con entrenamiento?

Según los expertos del bienestar y de la neurociencia, la felicidad no es la meta sino un estado mental que se entrena consiguiendo acabar con las encerronas mentales y dar la bienvenida a emociones sanas y ¡créeme que funciona!

¿Significa no tener incidentes? claro que no. Siempre los hay. La vida es una noria con momento buenos y otros menos buenos, la felicidad consiste en aprender a gestionar nuestras emociones y dándote el permiso de sentirlas y expresarlas sin juzgarte.

Verás, la mayor parte del día funcionamos de manera automática. Nuestro pensamientos, sean negativos o positivos, pasean por nuestra cabeza durante todo el día y cuando deciden instalarse se crean procesos automáticos, es decir, aparecen sin quererlo y si son buenos ¡genial! pero si no lo son !se convierten en nuestro peor enemigo!

Estos automatismos se crean por hábitos, es decir por repetición y esas repeticiones crean nuevas conexiones neuronales que, a su vez, crean nuevos automatismos. La suerte es que es posible cambiar esos automatismo de manera muy sencilla y con ello empezar a ser más positivas ¿cómo?...

Antes de seguir déjame decirte que, es sencillo pero requiere constancia. Igual que obtener resultados en el gym requiere de entrenamiento, esto también y sólo verás que sí funciona cuando lo pongas en práctica ¿cómo lograrlo?

Vamos a hacer gimnasia mental porque el cerebro es perezoso y cabezota y necesita ver los beneficios que le supone cambiar algo.

 

CREANDO NUEVAS FORMAS DE PENSAR

 

. TUS NEURONAS AL GYM: Tu eres la entrenadora de tus neuronas, sí, tal cual aunque tal vez aún no lo sepas. ¿cómo se entrenan? recordándole a tu cerebro tus virtudes, tus fortalezas, tus logros y avances por pequeños que sean. Cuando lo integras y lo sientes así la orden que recibe tu cerebro es que no hay tristeza, ni pena y, por tanto, tiene que liberar la hormona de la felicidad, la serotonina. Ella es la hormona del placer, la plenitud y la motivación y la estimulas pensando o haciendo algo que te guste, sea lo que sea.

. EQUILIBRIO EMOCIONAL: Cuando te sientas “descolocada”, tensa o con agobio haz algo tan simple como lo que sigue y que repito a menudo: busca a ser posible un espacio tranquilo, silencioso y respira intensamente 3 veces, cierra los ojos si puede y recurre a un momento feliz tuyo, cualquiera de ellos. Recuerda que este gesto “expulsa al pensamiento negativo por la llegada del positivo” y que la constancia construirá nuevas conexiones neuronales favorables para ti y los tuyos.

. GANA LA BATALLA A LA FRUSTRACIÓN: ¿Piensas alguna vez que todo te sale mal?, ¿que no hay salida?, ¿que todo te pasa a ti?. Hay dos modos de enfrentarte a lo mismo. Uno es la superación o el aprendizaje y el otro darle cabida al derrotismo. Con las primeras opciones te enfocas en buscar la solución, con la última te atrapas tu sola en las red de telaraña y desde allí, sola, ya no puedes salir. Actúa a tiempo.

 

Las emociones negativas intensas absorben toda la atención del individuo, obstaculizando cualquier intento de atender a otra cosa. Daniel Goleman

 

. MANDA A LA QUEJA A PASEO: ¿Te observas lamentándote a menudo de lo mismo, de algo que ya ha pasado y no puedes corregir? Sustituye lo que no puedes cambiar por algo que tienes. Agradecer cuanto tienes te ayuda más que lamentarte por lo perdido y eso lo decides tú sola.

. APARCIGUA TU MENTE: Date un respiro, pon en práctica lo que estas leyendo y haz que tu cerebro te ayude, es maravilloso creando nuevas conexiones neuronales, sólo dile de qué tipo las quieres, se constante y alucina con el resultado.

 

Cristina Fabré LOGO-Cristina Fabre
www.cristinafabre.com