Alguna vez hemos escuchamos decir que la mirada es el Espejo del Alma. ¿Qué ves cuando te adentras en la profundidad de tus ojos?, ¿la percibes?, ¿qué sientes?, ¿estás conectada/o con ella?…

Tu alma es tu esencia, tu parte más pura, siempre lista para volar lejos de los miedos que nos atrapan. ¿Qué significaría, para ti, liberar tu alma?.

Con nuestros miedos le impedimos volar porque nos ceñimos a lo que creemos seguro. Mientras tanto, el alma llora porque no entiende de cadenas, entiende de vida, de momentos, de ilusiones, de vibrar y sentir. El alma quiere estar a flor de piel pero nuestra mente nos protege contra aquello que puede «oler» a amenaza. 

¿Por qué cuesta TANTO hacer esas pequeñas cosas que sabes que pueden LIBERAR TU ALMA, SER TÚ y mejorar tu calidad de vida? 

Tu mente te va a parar una y otra vez para que no pierdas «el control de tu vida» -cueste lo que cueste- para evitar ciertos daños, muchos de ellos «imaginarios» como los fantasmas que nos contaron¿te acuerdas?.

Sin embargo es algo muy sutil lo que hace que nunca salgas de donde estas y es porque has incluido en tus vida el hábito del que nadie habla pero que te aferra a lo que no quieres… LA INDECISION.

Cuando estás indeciso/a, en ese momento, en ese micro-segundo, esa pequeña indecisión hace que se envía una señal a tu cerebro y le dice: «Ehhh un momento, qué pasa aquí» y nuevamente sujetas con fuerza y sin darte cuenta a tu alma para que siga atada a ti, sin volar y sin poder ayudarte porque le das más fuerza a tu mente que a tu corazón y el ALMA, no razona, se mueve por instinto, es cuántica, eterna y sabe mejor que tu lo que es mejor para ti. 

El cerebro tiene mecanismos de defensa para protegerte como AUMENTAR el riesgo frente a una posible amenaza y eso hace que la MOTIVACIÓN disminuya.

Sin embargo, tu sabes que estás a UNA decisión de tener la relación que quieres, estás a UNA decisión de tener una vida totalmente diferente, a UNA decisión de tener la mejor relación con tus hijos, a UNA decisión de tener el mejor trabajo de tu vida…

Estás a UNA decisión de dejarte guiar por tu Alma, de volar, soltarla y que sea tu guía. 

Estás a UNA decisión de tener el 2018 que quieres y alcanzar lo que realmente deseas y es entonces cuando tu mente, tu corazón, tu instinto y tu alma se fusionan para permitirte que vivas tu mejor versión.

Decidir es una decisión, NO decidir, también. La diferencia es que una sienta mejor que la otra…

PIENSA EN 3 DESEOS

Sin prejuicios, siéntete libre porque sólo vas a imaginar.

Conecta con lo más profundo de ti y déjate llevar. Sueña con los ojos abiertos… conecta con 3 deseos importantes que te hagan sentir bien, piensa en ti (en los demás ya lo haces habitualmente) porque tu bienestar se desplegará hacia aquellos que quieres.

¿Los tienes?. ¡Bien!

¿Qué vas a hacer con ellos?. Recuerda que TÚ DECIDES así que …….¿Decides que ¡vas a por ellos! o decides encerrarlos otra vez en la «caja de seguridad de tu mente» donde pierden toda posibIlidad?

Decidas lo que decidas estará bien si te ayuda a «Vivir más bonito que ayer» 

 

Cristina Fabré LOGO-Cristina Fabre
www.cristinafabre.com
hola@cristinafabre.com