CÓMO SUPERAR LA TRISTEZA Y MEJORAR TU ESTADO DE ÁNIMO

 

¿Te sientes triste? ¿has perdido la ilusión?… Si el desánimo se ha instalado en tu día a día déjame decirte que, aunque parezca imposible, la tristeza se supera y compartiré contigo algunos tips que te ayudarán a lograrlo.

La tristeza es una de las 4 emociones básicas que todos los seres humanos sentimos y que tiene su razón de ser. Cuando aparece en nuestra vida nos indica que hemos perdido a alguien valioso o algo no va como nos hubiese gustado de manera que nos invita a parar y reflexionar acerca de ello. Es importante que la dejemos fluir, que la sintamos sin tratar de evadirla ya que tiene un efecto sanador porque nos permite soltar y llorar ese dolor y, ese, es el primer paso para volver a tomar las riendas de nuestra vida.

Cuando la tristeza se instala te está avisando de que existe una herida que debe ser curada y es el momento de decidir qué hacer a partir de ahora para seguir adelante con tu vida, paso a paso, sin prisa pero sin pausa ya que aunque no desaparecerá de un día para otro sí lo hará si te enfocas en superarla.

ESTRATÉGIAS PARA SUPERARLA

 

Imagina que la tristeza es una vecina que se ha instalado en tu casa para quedarse a vivir contigo ¿la dejarías quedarse para siempre?, ¿estarías feliz con ella? ¿la presentarías a tus hijos, nietos o seres queridos?. Una cosa sería que te visitara de vez en cuando para que la escucharas y ayudarla en la medida que te fuera posible, sin embargo, si se instalara contigo no cabe duda de que sería muy peligroso ¿verdad? de manera que mejor ella en su casa y tú en la tuya ¿cierto?

  • No le des de comer: A la tristeza no le des alimento, no permitas que crezca, al contrario, déjala salir, que se exprese libremente para que con su salida quede espacio para la alegría. Se que ahora puede parecerte inverosímil pero es cierto que puede salir de tu mente y de tu cuerpo del mismo modo que lo hace una gripe. Cuando la tristeza aparece por tu cabeza inventará mil y un motivos para que te sientas abatida sin embargo si, cuando aparece, sustituyes ese instante de pensamiento por algo que te haga sonreír y lo mantienes ella se irá. Volvamos a la vecina. una persona triste sólo se siente a gusto con tristezas por lo que si empiezas a hablarle de alegrías, de fiestas y momentos de ocio se irá porque no le interesa en absoluto, no conecta con emociones agradables. Su zona de confort, en la que se siente cómoda, es el lamento así que abre al puerta y déjala ir.
  • No te aislesCuando nos sentimos tristes solemos elegir entre dos opciones: encerrarnos en casa o buscar cobijo en alguien con quien explicar nuestro malestar una y otra vez. Ambas situaciones le están dando más fuerza a ese sentimiento puesto que es una manera de alimentarlo. Si eres de las que se queda a solas, sal, muévete, distraerte con algo por simple que sea si te hace sentir bien. Si buscas compañía ¡genial! pero que sea para que te ayude a despejar y oxigenar tu mente así que desahógate y después escucha las novedades de los demás porque la ilusión y el buen rollo también se contagia y nada dura para siempre.
  • Escribe: Lo que escribimos, como los diarios personales, permanecen en el tiempo y nos ayudan a darnos cuenta de cómo vivimos. Expresar en papel lo que sientes y lo que quieres lograr a partir de ahora te ayudará a poner claridad y a pasar página. ¿Qué logras con ello? Soltar lastre y avanzar. Un ejercicio que ayuda es que, una vez escrito, quemes o rompas a pedazos ese papel como símbolo de que ya no aceptas mas vivir sumida en esa situación ¿te animas a probar sus efectos?
  • Agradece: Te sugiero un ejercicio que te ayudará: Durante 21 días cada noche, antes de dormir, escribe 3 cosas que tengas por agradecer y créeme que ¡son tantas! lo que ocurre es que por tenerlas no le damos importancia. Puede ser una amiga a la que recurrir, un techo, agua con la que ducharte, una charla, un encuentro fortuito… ¿sabes cuántas personas no tienen nada? Agradecer nos hace sentir afortunadas y, al sentirnos así, inevitablemente las emociones cambian dando paso a otras más bonitas que nos ayudan a construir un nuevo presente. Lo que comiste ayer ya no sirve para alimentarte hoy.
  • Haz algo que te guste: No importa lo que sea si te motiva y te alegra aunque sea un poco y si puedes elegir que sea fuera de casa mejor ya que te permitirá respirar aire fresco, oxigenarte interior y relacionarte con el exterior. Si no tienes ganas, no importa, las sentirás a medida que lo hagas.

Todas las personas vivimos momentos de todo tipo,  depende de cómo vivamos esos momentos estaremos más tiempo llorando o sonriendo ¿qué tal darte la oportunidad a ti misma para sentirte mejor?

Sorpréndete practicando estos tips durante 21 días y ya verás.

Si decides hacer el camino en compañía puedes contactar conmigo en hola@cristinafabre.com

 

Cristina Fabré LOGO-Cristina Fabre