LA ADAPTACIÓN DE LOS JUNCOS, una enseñanza de la naturaleza.

 

Adaptarte es muy liberador.

Me encanta la naturaleza en todas sus expresiones. Me entusiasmo con su color, su aroma, sus sonidos y el manera en que todo fluye de modo natural. A veces cuando, en alguna ocasión, me siento bloqueada por algo «me traslado mentalmente» a un espacio natural y me dejo seducir por su imagen, su fuerza y su color.

Puedo pensar en la firmeza y seguridad de un árbol, en la ligereza de una hoja, en el fluir del agua, en la energía del sol, la potencia del mar…y ¿sabes qué? siempre encuentro respuestas y como poco mi mente se relaja y el cuerpo le sigue. Entro en calma y claridad.

Hace poco leí acerca de los Juncos de río, esa las plantas herbáceas de tallo recto, largo, delgado, cilíndrico y flexible, que crecen en sitios húmedos, junto a los ríos, seguros y rectos hacia el cielo.

Cuando el caudal de los ríos aumenta, la fuerza del agua los dobla con una fuerza increíble que sólo su flexibilidad les permite resistir. Su adaptación al cambio les permite seguir en pie. Cuando el caudal vuelve a la normalidad, los juncos recuperan su posición original, esbeltos y firmes en dirección al sol. Adaptación una y otra vez para seguir en pie.

      Flexibilidad  ⇒  Adaptación a los Cambios  ⇒ Bienestar

 

 

 

 

  • ¿Cuántas veces nos comportamos de forma rígida?

  • ¿Es siempre favorable o, tal vez, en ciertas ocasiones, especialmente cuando no está en nuestras manos, es más beneficioso tener la capacidad de ser más flexibles y adaptarnos a las circunstancias?

En nuestro día a día, vamos encontrando dificultades, los obstáculos parece que vienen a pares ¿verdad? y, en esos momentos, tal vez sientes que tu ánimo decae cuando, en realidad, necesitas que tu Autoestima esté a tope para vencer cuanto aparezca en tu camino, adaptarte con elegancia a los cambios igual que hacen los JUNCOS.

Ellos nos enseñan la importancia de ser firmes pero también flexibles, nos muestran cómo se puede bailar al son de los fuertes vientos.

Danzar no te rompe, te hace vivir el momento, la situación de manera más fácil. La rigidez, sin embargo rompe hasta los troncos más fuertes. La flexibilidad nos ayuda a adaptarnos, a comprender, a vencer de manera más suave y segura ciertas situaciones.

A veces nos empeñamos en tener razón sin saber si, realmente, es eso lo más importante. Es como si necesitáramos salir vencedores por encima de todo pero ¿quién vence en realidad?. ¿El que se empeña y empeña, a pesar de la tensión, o quien aprende a bailar con el aire, como los juncos con el agua adaptándose a su fuerza?.

Recuerda esto: La ira del viento que rompe los troncos más fuertes no puede con la flexibilidad de los juncos que permanecen esbeltos, libres y listos para volver a alzarse cuando las aguas se calmen.

La victoria no siempre es del más fuerte, sí del más inteligente, es de aquel que se adapta con flexibilidad a aquello contra lo que no puede luchar.

 

¿Te parece un buen aprendizaje de la naturaleza?, ¿crees que lo puedes aplicar?. Se que no es fácil cuando no sabes cómo, sin embargo, cuenta conmigo si quieres. Yo también tuve que aprender ;-D

Un abrazo y feliz adaptación a los cambios.

http://www.cristinafabre.com/cursos-de-superacion-on-line/

Cristina Fabré LOGO-Cristina Fabre
www.cristinafabre.com
hola@cristinafabre.com